1 jul. 2009

En Europa tendrán un único cargador para celulares

Los principales fabricantes del mundo llegaron a un acuerdo con la Comisión Europea para poner la medida en marcha el próximo año. Los consumidores, los principales beneficiados. Quieren extender la idea a otros dispositivos
Según el Memorándum de Acuerdo (MoU, por sus siglas en inglés) firmado por Nokia, Apple y otros ocho grandes fabricantes, los primeros cargadores telefónicos intercambiables llegarán a los mercados europeos en 2010.

Será sólo para celulares capaces de enviar y recibir datos, además de voz.

Según el acuerdo, las empresas como Nokia, Sony Ericsson, Apple, Motorola, Research in Motion y Samsung se comprometieron a desarrollar la tecnología del cargador universal para teléfonos celulares con capacidad para mandar y recibir datos que tengan cable USB.

Así, los fabricantes planean garantizar la compatibilidad de los cargadores a través del conector Micro USB, que actuará como puerto para la recarga.

Algunas empresas se mostraron renuentes inicialmente a aceptar la tecnología para un cargador universal por temor a que eso pueda facilitar a los usuarios a cambiar a cualquier marca en vez de mantenerse leales a sus accesorios.

La iniciativa "facilitará mucho la vida a los consumidores", ya que "podrán cargar sus teléfonos móviles en cualquier lugar con el nuevo cargador común", dijo el comisario europeo de Industria, Günter Verheugen.

Además, el nuevo cargador "supone un gasto electrónico considerablemente mejor, porque la gente ya no tendrá que tirar sus cargadores cuando compre nuevos teléfonos", señaló Verheugen, quien afirma tener seis cargadores distintos en el cajón de su escritorio.

Verheugen dijo que el acuerdo cubrirá un 90% de los teléfonos en el mercado de Europa, pero también desea que el uso del cargador común se expanda en los próximos años a otros teléfonos en actual circulación, cámaras y computadoras portátiles.

El comisario había amenazado con legislar la situación en caso de que la industria no lograra llegar a un acuerdo voluntario.

La UE es el mayor mercado del mundo para teléfonos móviles, con entre 350 y 400 millones de aparatos actualmente activos y unas ventas de unos 185 millones al año.