18 mar. 2009

Google Earth hace temblar la seguridad de los países

En varias partes del mundo surgen proyectos para prohibir fotos satelitales de lugares clave, sin embargo los expertos afirman que la tecnología y las imágenes están disponibles en muchas partes alrededor de la Web.

Es uno de los programas más espectaculares de Internet. Permite "viajar" a través de imágenes por todo el mundo, con detalles de ciudades tan disímiles como Londres, Santiago o Bagdad. Pero, a la vez, Google Earth es una de las nuevas preocupaciones de los Estados a la hora de proteger su territorio. Y el debate sobre los límites de su uso se reflotó en las últimas semanas.

En febrero, imágenes del programa dejaron al descubierto que EE.UU. usaba una base en Pakistán para lanzar sus aviones no tripulados, algo que habían negado ambos gobiernos.

A inicios de mes, el británico The Sun publicó fotos del programa que develaban la ubicación exacta de la base en Escocia donde se albergan los submarinos nucleares del Reino Unido.

Y esta semana, el estado indio de Maharashtra anunció que pretende censurar lugares militares y civiles sensibles para que no aparezcan en el programa. ¿La razón? Su capital, Bombay, sufrió el año pasado un ataque terrorista en el que murieron 173 personas. Y el único sobreviviente de quienes realizaron la operación confesó que recurrieron a Google Earth a la hora de planear el ataque.

El caso de India fue muy particular, pues fue uno de los primeros países cuyo gobierno expresó públicamente sus temores sobre el uso que se podía dar al programa cuando éste fue lanzado a nivel masivo, en 2005.

No es el único. Estados Unidos, Australia, Corea del Sur y Holanda, entre otros países, han solicitado a Google que remueva o no actualice imágenes de sitios sensibles. Y en California, el congresista Joel Anderson introdujo un proyecto de ley que prohibiría a las empresas como Google que publiquen en ese estado imágenes satelitales de alta resolución de sus colegios, edificios gubernamentales y hospitales, entre otros, el que recién está en proceso de debate. Como justificación, Anderson citó el antecedente de los ataques en la India.

Google Earth hace temblar la seguridad de los países


Una vista de la ciudad de Bombay vista desde Google Earth. El estado indio planea solicitar la censura de determidos objetivos como sitios civiles y militares

Foto: Gentileza Google Earth

Dados los antecedentes, la duda es si la censura a algunas zonas es la solución. Y mayoritariamente, los expertos se decantan por rechazar esa alternativa. Esgrimen varias razones, como la periodicidad de las actualizaciones, que en promedio oscila en tres años para una imagen; la nula efectividad que tendría para disuadir posibles amenazas y el hecho de que imágenes similares están disponibles en muchos otros sitios de internet, de forma gratuita o pagada, y en ocasiones con mejor resolución que el propio Google Earth.

"Todo puede ser útil para un terrorista, dependiendo de lo que quiera lograr. La información en una guía telefónica puede ayudarlo en sus planes, y las guías no están prohibidas", señala Joanne Irene Gabrynowicz, directora del Centro Nacional para la Percepción Remota, el Aire y las Leyes Espaciales de la Universidad de Mississippi.

Exageración

En tanto, Tim Brown, experto en defensa de GlobalSecurity.org, dice que muchas preocupaciones son "exageradas", y argumenta que la información disponible no permitiría, por ejemplo, planear un ataque a un convoy o saber con precisión dónde están las tropas de un país en tiempo real. "Por ejemplo, muchas imágenes disponibles de Irak y Afganistán son de cinco años atrás", comenta.

De todas formas, Google se ha mostrado abierta como empresa a debatir con los gobiernos cuando éstos le han manifestado alguna preocupación sobre un sitio en particular. Muestra de ello es que durante el gobierno de George W. Bush, el sistema mantenía con una visión difusa la residencia oficial del Vicepresidente Dick Cheney, algo que revirtió su sucesor, Joe Biden.

Brown explica que el gobierno estadounidense continúa haciendo ese tipo de peticiones para zonas específicas. "Han hecho peticiones para que algunas imágenes, en ciertas áreas, no sean actualizadas", afirma.

De todas formas, Gabrynowicz plantea que la preocupación debe estar en detectar a quienes hacen mal uso del sistema antes que en privar a millones de usuarios de disfrutar con la tecnología: "No creo que Google Earth sea "peligroso"; puede haber gente peligrosa que haga mal uso de cualquier tipo de información", sentencia.

Temores con Facebook

Google Earth no es el único programa computacional que despierta resquemores de seguridad. La red social Facebook también ha estado en la mira por las posibles filtraciones que pueden ocurrir.

Fue el caso de las Fuerzas Armadas de Singapur. A comienzos de marzo se conoció que sus miembros tienen prohibido formar comunidades o subir fotografías para evitar que información confidencial caiga en manos de terroristas. En especial, la advertencia iba contra las imágenes tomadas dentro de bases militares o en maniobras. Incluso, algunos de los superiores se metieron a grupos de los soldados en Facebook para reprenderlos por su conducta.

Otro cuerpo que tomó cartas en el asunto para evitar mayores perjuicios fue el ejército de Israel: el año pasado condenó a varios soldados por haber expuesto información confidencial sobre su base y unidad en Internet.

No hay comentarios: