21 mar. 2009

Desempleo aleja a Latinos de USA


Ezequiel Lara, un ingeniero civil venezolano que vive hace cinco años en Miami, está desempleado desde noviembre. Sobrevive con ahorros que se achican día a día y como cree que su situación no cambiará en lo inmediato ya tomó una decisión: regresa a Caracas donde lo espera un trabajo.

Con un nivel de desempleo récord en Estados Unidos, muchos latinoamericanos están haciendo las valijas de regreso a sus países, cansados de esperar por una oportunidad que no aparece.

"En cuatro meses no he tenido una posibilidad de empleo y ya no puedo seguir esperando. Aquí la vida es muy cara y no se puede vivir con poco dinero", explicó Lara, de 34 años, a la AFP.

El ingeniero venezolano trabajaba para la financiera Merril Lynch cuando se enteró que estaba incluido en una reducción de personal que abarcó a miles de trabajadores de esa firma.

"Años atrás cambiaba de trabajo a cada rato, había muchas opciones, pero ahora hace meses que envío mis currículo a sitios para búsqueda de empleo y no recibo ninguna oferta", contó Lara, quien tiene familiares en Venezuela que le prometieron tenerle un puesto al llegar.

En Miami, el nivel de desempleo es menor que en otras grandes ciudades del país y, ante tal evidencia, muchos estadounidenses de otros estados vienen hacia el sur de Florida y están tomando empleos que antes dejaban en manos de los inmigrantes, lo cual reduce para éstos la oferta de trabajo.

Más solucitudes

Consulados de países latinoamericanos, como el mexicano y el argentino, afirman que hay un aumento evidente en los últimos meses en los trámites de documentos de personas que regresan, pero no cuentan con cifras oficiales.

Manuel, un periodista uruguayo de 37 años que perdió en enero su trabajo en un cadena informativa local, también decidió partir. Está vendiendo los muebles y donando parte de los juguetes de sus tres niños porque no puede llevar todo lo que tiene a un apartamento de dimensiones más reducidas como los que hay en Barcelona, donde está radicada parte de su familia y hacia donde decidió poner proa para iniciar la nueva etapa.

"La situación está difícil también en Barcelona, pero allí tenemos más familiares para enfrentar este momento y empezar de nuevo", contó.

En un claro signo de los nuevos tiempos que viven los latinoamericanos en Miami, una empresa que realiza mudanzas en contenedores hacia Latinoamérica está publicitando sus servicios en periódicos locales con una frase irónica que alude a la crisis en la tierra del "sueño americano". Su slogan dice: "Ahora el sueño es volverse".

"La crisis económica ha hecho que muchos se decidan a regresar. Especialmente los que se quedan sin trabajo y prefieren empezar con una nueva actividad en su país", explicó Javier, empleado de la empresa de mudanzas BGLogistics, especializada en envío de pertenencias de inmigrantes a países de la región.

Alejandro C, es un argentino de 32 años que está indocumentado y trabajó durante 6 años como cocinero en hoteles y restaurantes de Miami. En mayo regresa a Argentina con sus ahorros, "dos camioncitos" y otras cosas que compró estas últimas semanas para iniciar un nuevo emprendimiento con una distribuidora de alimentos.

"Puse el punto final y me vuelvo", dijo Alejandro. "La situación es cada vez más difícil con el trabajo, y hasta intenté tener los papeles con un casamiento falso, pero no pude", contó.

"Muchos amigos se quedaron sin empleo. A mí todavía no me echaron, pero me aumentaron las horas y tengo que trabajar todo el día en un restaurante por la misma paga".

Alejandro dice que ahora piensa armar su proyecto de familia en Argentina y que en los últimos años, para juntar dinero, no hizo más que trabajar. "Cuando eres inmigrante no te queda tiempo para la vida social. Todo gira alrededor del trabajo y si lo pierdes, no tienes nada".La

Bienvenido al club



El desempleo golpea de una manera distinta a Nueva York. En donde un club afirma ser el que más está creciendo en número de socios, Claro, para ingresar sólo se necesita haber perdido el empleo.

Se llama el Club 405, en referencia al máximo de 405 dólares semanales que se paga a los desempleados de Nueva York y es una de las tantas iniciativas que florecieron a través de internet para ayudar a las víctimas de la crisis.

El cofundador es un colombiano de 31 años, José González, que organiza la primera reunión la semana próxima en un bar de la ciudad y asegura que la propuesta está destinada a dar ánimo a aquéllos que perdieron su trabajo.

"Es estresante. Uno sabe que hay pocos trabajos disponibles", dice González, despedido en enero de su lucrativa posición en el sector financiero y que ahora está adaptándose a vivir con mucho menos.

El sitio The405club.com ofrece consejos útiles para aquéllos que se encuentran en esa situación. Desde cómo tramitar sus beneficios hasta cómo gastar menos en el Starbucks, o diez errores a evitar en una entrevista de trabajo.

Regla número uno: "No quejarse del estacionamiento". Número diez: "Evitar cualquier cosa que resulte desagradable".

Muchos de los neoyorquinos desempleados no son víctimas de industrias que desaparecen o que dejan de ser rentables como General Motors, sino jóvenes empleados en el sector financiero o del entretenimiento.

Y frente al desastre económico, recurren a internet.

The405Club.com es sólo un ejemplo entre tantos sitios que han proliferado en Nueva York desde que comenzó la recesión.

Otros grupos son Pink Slips Are The New Black -"Los desocupados están de moda"- que proclama: "Estamos en quiebra, furiosos... igual que usted", o LaidOffDad, o un grupo de psicoayuda que se llama Sentirse bien en plena crisis.

Los nuevos miembros del Club 405 dicen que participar en blogs y compartir datos y consejos sobre cómo vivir con poco dinero, o cómo buscar trabajo, levanta el ánimo, además de ser útil.

"Mantener la mente trabajando es la cosa más difícil cuando uno queda desempleado", dice Garret Dale, de 27 años, otro de los fundadores del Club 405.
Los cheques de 405 dólares no son eternos porque la ciudad de Nueva York cesa de pagarlos al cabo de 59 semanas. Pero hay una buena noticia: este mes aumentarán a 430 dólares. "Nos dieron un aumento", dice Dale.

No hay comentarios: