3 feb. 2009

Cómo mandar un e-mail sin escribir la dirección

Investigadores de la Universidad de Stanford lograron enviar correos electrónicos de esta forma aplicando conceptos de la Web semántica
Científicos de la universidad californiana de Stanford están desarrollando un sistema de "email inteligente", que descubre a quién está dirigido el mensaje y encuentra por sí solo a su destinatario, aunque el remitente no sepa su dirección de correo electrónico.

La tecnología semántica es capaz de entender expresiones y relaciones entre las palabras, en lugar de simplemente reconocer caracteres, registrando bases de datos e Internet para rastrear allí a los destinatarios del email.

"Las direcciones de correo electrónico son, como los números de teléfono, identificadores difusos. A menudo son difíciles de recordar a una persona, y peor aún, los datos de contacto de las personas cuando lo suelen cambiar. El objetivo de enviar un correo electrónico no es enviar un mensaje a un otra dirección, sino a una persona en particular", detalla la introducción del informe del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Stanford .

"La idea es cambiar la manera en que enviamos los correos electrónicos", explica el profesor de informática, Michael Genesereth , a la agencia AFP.

"Lo que queremos cuando enviamos un correo electrónico es enviar un mensaje, no una simple conjunto de caracteres", añade. "De esta manera, describes a la persona que quieres que reciba el email, en lugar de los caracteres" de su correo electrónico.

Genesereth y sus colegas en Irlanda, Austria y la propia Universidad de Stanford comenzaron a experimentar con este sistema de email inteligente hace varios años.

Debido a los buenos resultados que obtuvieron, el proyecto se extenderá a cerca de 6000 personas que trabajan en la facultad de Informática de Stanford.

Por ejemplo, si alguien quiere enviar un correo electrónico al jefe de un departamento o a los colegas de un equipo de trabajo, escribirá eso en su sistema de mensajería, que entonces determinará por sí mismo quiénes son los destinatarios.

"En cierto sentido, la libreta de direcciones se vuelve obsoleta", resume Genesereth.

"Hay muchos datos sobre gente y organizaciones. Hay datos semánticos disponibles en la Web, y nuestros programas de correo electrónico deberían ser capaces de usarlos para enviar de forma inteligente nuestros mensajes", señala.

En un primer tiempo, se espera que la "mensajería semántica" se utilice en empresas que desean que los trabajadores exploten con mayor eficiencia los directorios internos.

Luego, en la medida en que las empresas compartan sus datos con las de sus socios y la información en Internet se vuelva más fiable, la mensajería semántica debería "crecer de forma viral", según Genesereth.

El riesgo, a primera vista, es el desarrollo exponencial de correos basura, pero el investigador afirma que no hay mucho que temer por ese lado. "Es divertido pero cierto", explica Genesereth: "Puedes apuntar específicamente al público que buscas".

En la práctica, "en un universo de mensajería semántica habría menos necesidad de enviar avalanchas de correos basura: en lugar de enviar mensajes a todo el mundo, se lo envías directamente a la gente que podría estar interesada" en él, opina.

Entre otros, la tecnología podría incluir un filtro que elimine a ciertos remitentes, de manera más eficiente que en la actualidad.

"Los problemas que se plantean con el correo semántico no son diferentes a los del correo actual", observa Genesereth: "Si mi mensajería sabe quién me envía un mensaje, puedo utilizar un filtro inteligente".

Qué es la Web semántica

Según el Consorcio World Wide Web (W3C), un organismo internacional que establece y desarrolla estándares para la Web, el concepto de una red semántica se refiere a "Web extendida, dotada de mayor significado en la que cualquier usuario en Internet podrá encontrar respuestas a sus preguntas de forma más rápida y sencilla gracias a una información mejor definida."

A su vez, detalla que los avances en el uso de Internet en diversos ámbitos trajo aparejado una serie de problemas tales como una "sobrecarga de información y heterogeneidad de fuentes de información".

Para estos inconvenientes explican que, por medio de la semántica, un software será "capaz de procesar su contenido, razonar con este, combinarlo y realizar deducciones lógicas para resolver problemas cotidianos automáticamente".

Sin embargo, se encargan de explicar que "no se trata de una inteligencia artificial mágica que permita a las máquinas entender las palabras de los usuarios, es sólo la habilidad de una máquina para resolver problemas bien definidos, a través de operaciones bien definidas que se llevarán a cabo sobre datos existentes bien definidos."

Para más información se puede visitar la Guía breve de Web Semántica en el sitio del W3C de España .

No hay comentarios: