22 ene. 2009

La industria tecnológica enfrenta una severa crisis


La retracción de la demanda por la incertidumbre desencadenó una serie de medidas de los gigantes del sector. Microsoft, Intel y Sony, entre las afectadas
Se avecinan tiempos difíciles en el sector tecnológico, donde Microsoft, Intel y demás empresas planean despedir gran cantidad de empleados debido a la crisis financiera global.

Ambas empresas con consideradas como un buen indicador para todo el sector tecnológico debido a sus posiciones destacadas en software y el mercado de chips.

Microsoft anunció que despedirá 5 mil empleados alrededor del mundo. La decisión es consecuencia de una baja en los ingresos de 11 por ciento.

Por su lado, el mayor fabricante de chips del mundo, eliminará entre 5 mil y 6 mil puestos en todo el mundo después de haber sufrido una caída en sus ganancias. Esa cifra equivale a cerca del 15% de su plantilla total.

Asimismo, planea cerrar dos fábricas en Malaisia y Filipinas. En una fábrica estadounidense en Hillsboro, estado de Oregon, se detendrá la producción. En una fábrica en la sede de la empresa en California la producción se recortará parcialmente.

La decisión de Intel se tomó tras la caída de 90% en las ganancias -a u$s234 millones- durante el último trimestre de 2008.

El último trimestre de 2008, que incluye un período de intensas compras, especialmente por las Navidades, fue el peor que ha visto el mercado de las computadoras personales en varios años.

Pero los recortes no terminan ahí. Sony estaría planeando despedir a otros 2 mil trabajadores luego de eliminar en diciembre a 16 mil puestos de trabajo dentro y fuera de Japón.

La japonesa, fabricante de los televisores Bravia, cámaras digitales Cyber-shot y consolas de videojuegos PlayStation, dijo que reportaría una pérdida operacional anual mayor a la esperada de u$s2.900 millones.

Asimismo, Ericsson, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones móviles del mundo, reportó utilidades que superaron las expectativas -gracias a la debilidad de la corona sueca-, pero se comprometió a un ahorro mayor de costos, que incluirá la eliminación de 5 mil empleos.

Sumado al negro panorama, el fabricante surcoreano de teléfonos móviles y electrodomésticos LG Electronics reportó una pérdida trimestral récord.

LG anticipó además un oscuro 2009, ya que estimó que caerán las ventas y empeorarán los resultados por un desplome en la demanda y un aumento de la competencia.

La firma reportó una pérdida neta de u$s489,7 millone para el período entre octubre y diciembre.

Menos consumo
En noviembre de 2008, Circuit City Stores, la segunda mayor cadena de tiendas de artículos de electrónica de los EEUU, pidió la protección por bancarrota, a pocas semanas de iniciar la temporada clave de compras de fiestas de fin de año.

Circuit City cayó víctima de las condiciones crediticias más duras de sus proveedores y una pérdida de participación de mercado frente a rivales más fuertes como Best Buy y Wal-Mart.

La minorista y sus 17 filiales solicitaron la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras frente a sus acreedores, ante un tribunal de bancarrotas en Richmond, estado de Virginia, donde tiene su casa matriz.

Circuit City presentó la declaración una semana después de que anunciara que cerraría 155 tiendas, o más de un quinto de su red, y eliminaría un 17% de sus empleos en los EEUU. También dijo que analizaría todas sus opciones para reestructurarse.

La primera víctima
Semanas atrás, el gigante de telecomunicaciones Nortel Networks se declaró en bancarrota para ampararse de los acreedores en Canadá y los EEUU. Es la primera empresa de alta tecnología que adopta esa medida en el marco de la recesión desatada en 2008.

Ante la contracción de los pedidos de empresas telefónicas, Nortel solicitó el amparo judicial ante los acreedores un día antes de la fecha en que tenía que efectuar un pago de u$s107 millones en concepto de deudas.

La empresa, con sede en Toronto, dijo en una declaración que se encuentra en proceso de reestructuración desde el 2005, aunque "la crisis financiera global y la recesión complicaron los desafíos financieros de Nortel e impactaron directamente en su capacidad para completar la transformación".

No hay comentarios: