7 ene. 2009

Consejos para cuidar la batería de la notebook


La presentación de la nueva MacBook Pro puso en evidencia la importancia que está adquiriendo en la industria la durabilidad de las baterías. Una serie de consejos para alargar su vida útil y alcanzar más autonomía
Las baterías podrían ubicarse entre los componentes que menos avances presentan en los últimos años. Si bien surgen novedades sobre algunas que se cargan en minutos o que podrían dar una autonomía de 24 horas a una notebook, lo cierto es que los equipos masivos aún tienen mucho por mejorar.

La nueva MacBook Pro de 17’’ es un ejemplo de hacia dónde apunta la industria y cómo la autonomía cobra más y más importancia. El equipo de Apple no sólo llevará hasta 8 horas la duración de la batería sino que además es más “amigable” del medioambiente al permitir 1.000 recargas en lugar de las 200 o 300 cargas óptimas de las notebooks tradicionales.


Primera carga y mantenimiento
Los usuarios de notebooks encontrarán opiniones diferentes acerca de cómo debe ser la primera carga de la batería de una notebook.

Tiempo atrás, se recomendaba que la primera carga debía ser de unas 8 horas, acepción que cambió gracias a que ahora las baterías de litio ion vienen precargadas de fábrica.

Otro de los conceptos que cambiaron recientemente se relaciona con si dejar puesta la batería o no mientras se trabaja conectado a la corriente. Es decir, una vez que la pila alcanzó el 100%, ¿es perjudicial que siga conectada a la corriente mientras se sigue trabajando?

Los equipos más modernos están dotados de un corta corriente que impide que la batería siga esforzándose para alcanzar el 100% de carga. Para saber si su notebook posee esta característica sólo debe observar qué sucede cuando la carga llega al límite.

Si la luz de la ficha en donde se inserta el cable de energía se apaga, significa que su equipo posee corta corriente.

Sin embargo, no conviene utilizar la notebook mientras la batería se está cargando. ¿Por qué? Las baterías de litio ion son enemigas del calor. Durante la carga se produce temperatura, la cual se incrementa además al estar utilizando el equipo. Entonces, mejor, cargarla y usarla, por separado.

Las fabricantes recomiendan quitar la batería si el usuario no va a utilizar el equipo durante un tiempo. En este caso, la carga de la pila conviene que esté cerca del 40% ya que las baterías de litio ion tampoco son amigas de quedarse en cero.

Cinco consejos para extender la autonomía
Nada peor que estar trabajando y quedarse sin batería, un mal que alguna vez se padece.

1- Apague las transmisiones inalámbricas: los infrarrojos (IrDA), Bluetooth y Wi-Fi son verdaderos vampiros de la electricidad, siendo equivalentes a mantener un celular en uso todo el tiempo. Apaga estas funciones cuando no sean necesarias.

2- Evite usar la unidad de CD o DVD: el gasto no sólo corre por cuenta del láser, sino también del motor que hace girar el disco. Y mejor ni hablar de las grabadoras.

3- Reduzca el brillo de la pantalla: algunos equipos lo hacen en forma automática ya que entre menos luz generen, menos energía demandarán.

4- Retire tarjetas de memoria o llaves USB: no deje que sus dimensiones reducidas lo engañen, pues energizarlas requiere un flujo adicional de electricidad. Esto es especialmente válido para dispositivos pequeños, como teléfonos o PDA.

5- Evite usar aplicaciones de audio: aún con auriculares, la generación de sonido requiere un gasto constante de energía. Peor todavía si se alimentan parlantes externos.

El manejo automático
La mayoría de las notebooks vienen con Windows Vista preinstalado, y este sistema operativo es un gran demandante de energía.

Si bien posee un plan de ahorro de energía que el usuario puede manejar a su gusto, se recomienda cerrar la interfaz Aero y la barra lateral, la Sidebar.

Ambas consumen la tan preciada energía de la batería al requerir mucha potencia del procesador.

No hay comentarios: