21 nov. 2008

Trucos y secretos del genial Firefox 3.0


Durante años intenté ordenar mis marcadores Web, los bookmarks o favoritos. Por supuesto, no lo logré. Ni siquiera con aquel breve curso de Tarot Revelado que contraté gracias a los siempre atentos servicios del spam. El mail decía "¿atorres deseas conocer tu futuro?" Inocentemente, les respondí: "No, pero me ayudaría mucho ordenar mis bookmarks".

Me mandaron el curso de todas maneras, como era de prever, y con esto conseguí, si no conocer mi futuro, al menos aprender que el Tarot tampoco cambiaba el amasijo de direcciones Web en mi navegador. Todo suma, como quien dice.

No me resigné.

Estaba considerando o bien adquirir otras ofertas, como el aprendizaje holístico del noruego o el Tao de la Mostaza en CD, o bien rendirme ante la evidencia de que los marcadores Web son ingobernables, cuando salió el Firefox 3.0.

Su barra de direcciones busca y rebusca entre nuestros bookmarks hasta dar con una o más coincidencias. Así que con recordar aunque sea una mínima fracción de lo que alguna vez guardamos en esa atropellada colección es suficiente. Si está ahí, Firefox lo encontrará, incluso en subcarpetas.

Satori 3.0

Cuando descubrí esa función, el cielo ?era pleno junio y estaba frío y nublado? se abrió con un trueno y un rayo de luz inundó el lugar donde me encontraba, al tiempo que una emoción beatífica inundaba mi espíritu. ¡Satori! En rigor, no fue para tanto. La parte de la emoción beatífica es una exageración.

Pero mientras afuera se largaba a llover y el UPS me informaba que el rayo había sido de lo más real y había puesto los filtros contra sobrecargas al límite, me di cuenta de que por fin mis cuatrocientos millones de bookmarks me iban a servir para algo.

Con cierto escepticismo, pero a la vez entusiasmado ?palabra que en griego significaba poseído por los dioses; es decir, loco? empecé a probar con páginas que hacía lustros que no visitaba. Murmuraba entre dientes: "Esto es magia... o por lo menos Tarot Develado". Pero no. Tampoco Tao. Ni algo más o menos básico y demodé como búsquedas en el Historial.

Era inteligencia pura puesta al servicio del mayor problema científico de la historia, sólo detrás del Acelerador de Hadrones y el Buscaminas de Windows.

Sin embargo, como acontece a menudo con el entusiasmo, duró poco y dejó tras de sí cierta sensación de fastidio. ¿Qué misterios quedaban ahora por delante? ¿Ya no habría preguntas para responder? ¿Firefox había derribado el interrogante final; esto es, cómo ordenar los bookmarks? Fue un consuelo el que todavía nos quedaran cosas como ¿cuál es el sentido de la vida? o ¿para qué sirve Facebook?

El Método y los métodos

Decidí investigar un poco más, porque me encantan los trucos que aceleran el trabajo cotidiano. No es que me guste ir rápido. En rigor, me disgusta apurarme. Pero esos procedimientos para terminar antes el trabajo me han permitido llegar a casa cuando todavía es de día, últimamente. Fue eso o el nuevo horario de verano, no lo sé.

Hurgando en los atajos de teclado descubrí que además del bien conocido Control+Enter, Firefox trae otros. Control+Enter añade www. y .com a cualquier palabra que escribamos en la barra de direcciones. No hace falta poner wwwpuntolanacionpuntocompuntoar. Con lanacion+Control+Enter alcanza. ¿Y las direcciones .net y .org?

"¡Bueno, no hay tantas!", te decían siempre, cuando preguntabas esto.

En Firefox con Mayúsculas+Enter se añaden www. y .net y con Mayúsculas+Control+Enter se agregan www. y .org. Me encanta la gente que, en lugar de esforzarse por encontrar un pretexto usa ese tiempo en resolver el problema.

Los atajos para navegar por la página son viejos, y no todos resultan igual de útiles. Por ejemplo, la barra espaciadora sirve para bajar una pantalla por vez. Mayúsculas+barra espaciadora sube una pantalla, como era de prever. RePág y AvPág hacen exactamente lo mismo; las prefiero, aunque esto es cuestión de gustos.

Me parece fundamental, en cambio, Alt+flecha a la izquierda, para volver atrás en el historial; es la única forma de salir de esas páginas que algunos pícaros programan para que no acepten nuestros desesperados clics en el botón retroceder del navegador. Con Alt+flecha a la derecha se avanza en el historial.

Por si no los tiene a mano, aquí van otros atajos que, después de más de 13 años de surfear por la Web (¡qué top que sonaba eso cuando fundaron Yahoo!), le garantizo que le cambiarán la vida. OK. Exageré de nuevo. Digamos que le permitirán llevarse menos trabajo a su casa. O más trabajo, depende de cómo aproveche usted las ventajas competitivas.

Control+L: ir a la barra de direcciones

Control+T: nueva pestaña

Control+W: cerrar la pestaña actual o el navegador, a menos que tenga activada la función Mostrar siempre la barra de pestañas. En ese caso, use Alt-F4 para cerrar el navegador

Control+S: salvar la página actual

Control+D: marcar la página actual

Control+Tabulador: circular por las pestañas hacia adelante. Funciona igual que Alt+Tab para las ventanas de Windows, así que Mayúsculas+Control+Tab circula en el sentido contrario, hacia atrás

Control+1 a 9: va a las pestañas 1 a 9, contando de izquierda a derecha

¿Qué me quiere decir?

El atajo que más esperaba no está, sin embargo, entre los mencionados. Hay una nueva función en Firefox que permite añadir motores de búsqueda personalizados; Chrome hace lo mismo, ahora. Suena a que uno va a fundar una especie de nuevo Google. Pero no. Se trata de una caja de texto en la barra de herramientas para buscar en Wikipedia, Amazon, Yahoo!, Live Search y demás. ¿En el Diccionario de la Real Academia Española también?, me pregunté al localizar esta nueva herramienta en un estado de éxtasis que opacaba al de los bookmarks.

Oh, sí, el DRAE viene como herramienta predeterminada en el Firefox en español, aunque no en Ubuntu. Es posible agregarlo, no obstante (ver más abajo).

Puesto que las palabras me gustan más que el chocolate y además me cautiva usar todas las posibles, no solamente las que se oyen por TV, los diccionarios siempre han sido una especie de adicción para mí, desde pequeño. Viene bien que un novelista o un poeta ordenen las palabras de alguna manera entretenida, profunda o bella. Pero para mí hojear un diccionario tiene casi tanto interés como la literatura; las palabras son seres vivientes, de eso nunca tuve duda. Bueno, no me voy a extender sobre esto, porque podría empezar a recibir spam sobre libros y eso sí que no lo toleraría. Imagínese. "¿atorres quieres la obra completa de hbalzac en DVD?"

La cuestión es que ahora podía buscar palabras en el DRAE por medio de Control+K, el atajo que lleva el cursor directo a la caja búsqueda. Quedará seleccionado el último motor que hayamos usado, que en mi caso suele ser este diccionario. Pero a veces queda la Wikipedia, así que no me servía en todos los casos? Problemas, problemas, problemas. ¡Y después me hablan de la crisis!

Pero los muchachos y muchachas de Mozilla no dejan de asombrarme. Se ve que tienen el hábito de pensar. ¡Sería tan bueno infundir esta moda en los colegios! Es una humilde opinión, no quiero pontificar ni nada. Pero hace poco pregunté en un aula cuántos habían leído el Discurso del Método, de rdescartes, ¡y resulta que no lo había leído nadie! No digo que con este libro vaya uno a develar los secretos del Tarot, pero recuerdo que me ayudó mucho a reflexionar y analizar. Ya se sabe, pensar es como cantar. Todos creen que cantan bien. Pero se trata de una actividad que tiene técnicas bastante precisas, y los consejos de rdescartes fueron reveladores.

Por añadidura, en esa aula nadie admitía saber lo que era una Tabla de Verdad. Vaya que tenemos una crisis.

Volvamos. La caja de motores de búsqueda de Firefox se puede personalizar, no sólo para añadir nuevos buscadores (http:// mycroft.mozdev.org/search-engines.html?language=es ) sino también para asignarles palabras clave a los que ya hemos instalado. ¿Acaso podía escribir en la barra de direcciones un simple, modesto y hasta candoroso signo de interrogación seguido de la palabra que quería buscar?

¡Sólo aprender a volar como Neo en The Matrix me hubiera hecho más feliz que esto! ¡Un simple signo de interrogación seguido de la palabra en la barra de direcciones, y voilà, tenía la respuesta del DRAE!

Si no usa Firefox, no desespere. Nadie es perfecto. Y todavía le queda el truco de escribir la dirección de la RAE seguida de la palabra que quiere buscar. Por ejemplo:

http:// rae.es/añoranza

Con mi Firefox, en cambio, sólo necesito escribir:

? añoranza

Más cool que el iPhone.

OK, OK, no tanto.

El ratón indómito

¿Todos los atajos del Firefox? Aquí están: http://

support.mozilla.com/es/kb/Keyboard+shortcuts

Pero mi segundo favorito es un atajo de ratón, confieso. Sé que he escrito muchas notas sobre las ventajas de usar el teclado en lugar del mouse. ¡OK, soy culpable, señor juez, condéneme! Pero hacer clic sobre un link con el teclado es como comer helado con cuchillo y tenedor. Lo digo como atenuante, señor juez.

Así que mi segundo atajo favorito es el clic con la ruedita del ratón, que es también un botón, y eso abre ese vínculo en una nueva pestaña. Casi tan bueno como Mayúsculas+Control+T, que restaura las pestañas que hayamos cerrado recientemente. Más atajos de ratón aquí: http:// support.mozilla.com/es/kb/Mouse+shortcuts

Podría seguir toda la tarde con estas revelaciones holísticas sobre el Tao del Firefox, pero ya estamos tocando el techo operacional. Así que dejo un link sobre temas interesantes para configurar, personalizar y entender el Firefox: http:// support.mozilla.com/tiki-wiki_rankings.php?locale=es-ES&limit=500&categId=1

No hay comentarios: