3 sept. 2008

Instalar los programas en la PC es cada vez más innecesario!

Muchos servicios y sistemas están disponibles en la Web; se lo llama Cloud Computing

Ahora resulta que todos quieren estar en las nubes. Mejor dicho, en La Nube. El lector, quizás un poco fastidiado por tanto neologismo técnico, viene a enterarse de que algo llamado cloud computing está, de cierto modo, cambiando la manera en que usamos las computadoras así como el desarrollo y la distribución de programas informáticos. Todo bien, pero hasta el más fogueado tropieza cuando le dicen que la computación ahora estará "en la nube". ¿En cuál de todas?

La nube es sinónimo de Internet; la metáfora meteorológica viene de que la Red, cambiante y difusa, siempre fue representada en los diagramas como un nimbo sin detalle. Aunque otras cosas han sido llamadas cloud computing (CC) en los años recientes, el uso actual designa, grosso modo , servicios y recursos que antes tenían en las computadoras la forma de programas y dispositivos de hardware, y que hoy son accesibles por medio de la Web.

Algo parecido, aunque técnicamente no es una cloud computing , hemos experimentado durante años con el correo electrónico. Poco a poco fue mudándose del programa de e-mail , como el Outlook Express, al navegador web. Para millones de personas en el mundo el e-mail es hoy sinónimo de Hotmail ( http:// ar.msn.com ); Yahoo! Mail ( http:// ar.yahoo.com ), y el más reciente, Gmail ( www.gmail.com ).

Al estar disponible desde cualquier lugar del mundo, usar la misma fachada que la Web y ofrecer, desde la aparición de Gmail, una generosa capacidad de almacenamiento, el web mail se convirtió en el favorito del público. Las citadas son también algunas de las ventajas fundamentales de la cloud computing .

Asimismo, sus principales desventajas coinciden con las de esta nueva forma de distribuir aplicaciones: los riesgos de privacidad, confidencialidad y los eventuales cortes en el servicio, que dejan al usuario sin la posibilidad de acceder tanto a su bandeja de entrada como a los mensajes recibidos con anterioridad.

La CC es algo similar, pero extendida a las aplicaciones que antes se instalaban en la computadora, como el procesador de textos, así como servicios que siempre estuvieron disponibles localmente, como el almacenamiento en disco.

Términos que se cruzan

En rigor, y como toda vez que aparece una palabra o frase de moda en tecnología, hay una cantidad de conceptos y términos que se entrecruzan aquí; tal es el caso del software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés), la virtualización y la utility computing , ideas de las que hoy se habla mucho en ambientes corporativos.

Añade un poco a la confusión el hecho de que actividades diferentes lleven idéntica denominación. Por ejemplo, la computación distribuida, en la que muchas máquinas suman sus capacidades de cálculo para una tarea compleja, en ocasiones ha recibido el nombre de cloud computing.

En el caso que nos ocupa, se refiere más bien a ejemplos como Google Apps ( www.google.com/a/help/intl/es/index.html ) y Zoho Office Suite ( www.zoho.com ). Pero no se trata sólo de escribir y llevar hojas de cálculo en la Web. Las aplicaciones de Facebook ( www.facebook.com ) son otro ejemplo de CC, lo mismo que el almacenamiento en SkyDrive, parte de los servicios Live de Microsoft.

Aunque estamos habituados a emplear la CCsin pagar un centavo, el método puede ser usado también para comercializar programas y recursos a individuos y empresas. Es el caso del almacenamiento remoto de Nirvanix ( http:// nirvanix.com ) y Amazon S3 ( www.amazon.com/gp/browse.html?node=16427261 ). MobileMe, de Apple, ofrece un conjunto de servicios de cloud computing por US$ 99 al año; entre ellos, el iDisk sirve para almacenar datos de forma remota.

Las ventajas son evidentes: se puede acceder a los servicios desde cualquier lugar del mundo, en cualquier momento y desde cualquier computadora; no tenemos que encargarnos de las a veces complejas tareas de instalación y mantenimiento, ni de sus costos.

La creciente preocupación sobre la inseguridad en Internet, la privacidad y la confidencialidad de datos que no están físicamente en el disco de nuestra PC, así como la pobre calidad de la banda ancha en muchos lugares del mundo, siguen poniendo freno a la expansión de algunos de los usos de la CC. La pregunta es por cuánto tiempo será así.

No hay comentarios: